Averías

Hay una serie de averías que dependiendo de los años, de la marca y modelo del vehículo es más recomendable dejarlo en el desguace antes de realizar su reparación.

Es importante saber qué averías son las más frecuentes en nuestros coches así como las posibles soluciones que existen, ya que esto nos ahorrará un buen importe del gasto realizado en los talleres, pues en ocasiones hacen de una avería insignificante que nosotros mismos podríamos arreglar, un problema crítico que nos compromete a pagar un elevado precio de reparación.

Sin embargo hay tareas sencillas en las que simplemente habrá que cambiar o sustituir algún elemento del coche para que funcione, por lo que podría resultar una tarea fácil para alguien con conocimientos básicos.

En el informe elaborado por la firma alemana Dekra, se hace referencia a las averías que han observado durante la inspección técnica efectuada a los aproximadamente 15 millones de vehículos que pasan por sus instalaciones al año. A continuación, te mostramos cuáles son los fallos más frecuentes que se han detectado.

Chasis/dirección: Este apartado analiza los fallos que se han detectado en todos los elementos que forman el sistema de suspensión -amortiguadores, muelles, rótulas, brazos de suspensión, puntos de anclaje…- y de dirección -rótulas, bomba de asistencia…-. Estos fallos tienen una especial importancia porque afectan a la estabilidad del coche y, por tanto, a la seguridad.

Motor/sistemas anticontaminación: Analiza los fallos detectados tanto en el motor -incluido el sistema de escape, que engloba el propio tubo, el catalizador, la sonda Lambda…- como en el sistema de transmisión -caja de cambios, diferencial, transmisiones…-.

Carrocería/interior: Reservado para los fallos que puede presentar la carrocería -corrosión, faros en mal estado…- y el interior -fallos en el funcionamiento del cinturón de seguridad, roturas en el anclaje de los asientos, desajustes en el salpicadero…-.

Sistema de frenos: Incluye los fallos detectados en dicho sistema -bomba, servofreno, latiguillos, pastillas, discos…-, tanto por un desgaste elevado de los discos o las pastillas como por fugas de líquido de frenos o por diferencias de frenado entre dos ruedas de un mismo eje -algo que puede provocar que el coche derrape si se frena en una curva-.

Electricidad/electrónica: Muestra los defectos encontrados en todos los sistemas eléctricos y electrónicos del coche, a excepción de los faros -que se analizan como elemento de la carrocería-: luces de avería que se encienden, fallos en elevalunas eléctricos, cierre centralizado, en el sistema del climatización, en la iluminación interior, en la radio, en el navegador, en la luneta trasera térmica…

Anterior