Revisiones

motorLas marcas de automóviles establecen para todos sus modelos intervalos de revisión conforme a un período de tiempo o un número de km.

En realidad, ambos parámetros suelen ser complementarios. Es decir, si por ejemplo toca cada 12 meses o 15.000 km habría que pasar la revisión si el coche solo ha recorrido 10.000 km en el último año, o bien hacerlo si ha completado más de 15.000 km en menos de doce meses desde la última revisión.

El 18% de los propietarios de vehículos en España, pierden la garantía de su coche al no cumplir con las revisiones oficiales estipuladas por el correspondiente fabricante. Si eres de los que no sabes dónde tienes la cabeza no te preocupes porque hoy en día existen aplicaciones móviles que te recuerdan cuándo debe pasar tu coche la revisión.

Cumplir con los plazos establecidos dentro de la garantía y referentes a las revisiones, puede suponer un ahorro significativo para el propietario, pues se repararán las posibles averías que quedarán cubiertas por el periodo de garantía o que estén relacionadas con fallos propios del vehículo. También es determinante en el ámbito de la seguridad, pues una revisión a tiempo puede evitar se produzcan incidentes relacionados con fallos mecánicos durante los desplazamientos.

Según el Reglamento CE 1400/2002, se puede realizar el mantenimiento del vehículo fuera de los servicios oficiales de la marca sin perder la garantía del fabricante.

Para ello es preciso seguir los dictámenes establecidos para estas operaciones por el fabricante del modelo, unas instrucciones normalmente recogidas en el libro de servicio y que incluyen plazos temporales y kilometraje, así como la especificación de piezas y tipo de aceite a emplear. En consecuencia, hay que respetar los trabajos incluidos en cada intervalo y sellar el libro una vez completada la revisión.

Anterior